jueves, septiembre 21, 2006

... y los sueños, sueños ¿son?

Este viernes 22 de Septiembre La 2 de Televisión Española emitirá por la noche el documental La Pesadilla de Darwin. Para quien no la viera durante su corta permanencia en la cartelera de este país es un muy buen momento para hacerlo. El documental está rodado en las inmediaciones del Lago Victoria y cuenta la historia de cómo en este lugar se introdujo una especie invasora, la Perca del Nilo, con el fin de hacer crecer la industria de la pesca.

Pero no se engañen, no es un documental sobre naturaleza. Desde el desastre medioambiental que supuso la introducción de ese pez en aguas que no eran las suyas el cineasta Hubert Sauper logra reflejar el modo de vida de unas poblaciones conducidas a la miseria por parte de gobiernos extranjeros y propios. La película remueve conciencias y, lo que es más importante, estómagos. Ver al representante de la Unión Europea decir que están contentos con los avances en la calidad del pescado que se importa al continente y, minutos más tarde, ver las consecuencias de esa industria pesquera en la alimentación de las poblaciones te hace mirar la etiqueta de cualquier pez congelado que uno compre. Se habla de naturaleza, de comercio, de armas, de guerra, de desastres ecológicos, de vidas desperdiciadas por no ser del color o de la nacionalidad que se debería ser. En definitiva, se habla de un lugar donde se cree nació el hombre y se refleja muy bien cómo nuestra especie puede acabar. Es la pesadilla del hombre que creyó en la evolución de las especies, pues la nuestra ha involucionado.

Hace ya algún tiempo, una conocida mía que no sabía a qué quería dedicarse le dio por pensar que la Cooperación al Desarrollo era lo suyo. Pensando desde las buenas intenciones que ella tenía me preguntó cómo saber si el trabajo de cooperante iba a ser la horma de su zapato. Lejos de darla una charla sobre las bondades y las dificultades del trabajo en Desarrollo la invité a ver la película y que después se planteara qué hacer y qué no hacer en su vida. Desconozco si fue esto lo que la invitó a decidir, pero desde luego se decidió por buscar otros horizontes profesionales. Para aspirantes a cooperantes o no, para interesados en la política -nacional, internacional...-, para aquellos que tienen conciencia social y, especialmente, para aquellos cuya conciencia social no se ha desarrollado, para todos ellos mañana viernes será necesario quedar tarde con los amigos y ver antes la película que La 2 propone. Desde luego tendremos tema de que hablar para toda la noche.






1 comentario:

pcbcarp dijo...

Una película extremadamente recomendable que tuve la suerte de poder ver en el cine. En un número de septiembre de Jeune Afrique, me parece, leí un artículo que trataba sobre la campaña de desprestigio que habían lanzado en Francia contra La pesadilla... El artículo la defendía y desvelaba que el gran investigador francés que la descalificaba no había pisado la zona en su vida y había escrito el informe en una semana sin moverse de París. Salud